REFLEXIONES

A lo largo de nuestra vida nos tenemos que enfrentar a muchas situaciones difíciles y a nuevos retos. Debemos procurar que esos momentos no nos intoxiquen, busquemos la transparencia, afrontemos contratiempos con fuerza, entereza y positivismo y aprendamos de los mismos porque nos aportarán sabiduría.

Ocurre frecuentemente que bajo un malestar físico subyace un problema psíquico. Encontraremos el foco de ese dolor, porque cuando lo hay es conveniente escucharlo.

Seguir adelante pese a las dudas, hacer frente a nuestros miedos es lo que demuestra nuestra fortaleza y nos hace libres, convertidos en ese alguien mejor que goza de vivir la vida que ha elegido.

En lo profundo de la conciencia se haya el alivio de los conflictos de la superficie. Deberíamos meditar más y enfadarnos menos, teniendo siempre presentes tres palabras clave: paz, serenidad y calma.

Es importante que aprendamos a aceptar, a canalizar, a relativizar y a asimilar.

Todos queremos ser felices, debemos mirar hacia adelante y avanzar, siendo conscientes de que la vida es cambio.

Busca el equilibrio y disfruta del camino.